“Influencia”, siempre con comillas

Después de leer este interesante post de mi amigo Pablo Herreros he bajado al bar de abajo, he preguntado y he comprobado lo que me temía: Nadie sabe quién es el alcalde de Jun. Ni siquiera sabían que existía un pueblo con ese nombre, un ayuntamiento con amplias iniciativas de participación ciudadana y cierta entrega propia de un fan adolescente a una multinacional estadounidense, Twitter.

Aunque los vecinos del bar no lo sepan, el alcalde de Jun, José Antonio, es el primer edil con más seguidores del mundo y el tercer político español más “influyente”, según Klout.   Este texto va sobre esas comillas que rodean a la palabra “influyente”, que forman parte intrínseca del concepto hoy en día, ya que su significado real es algo que queda para el diccionario de la RAE.

Sería de esperar que el tercer político más “influyente” del país fuera capaz de cambiar muchas cosas, esa “influencia” genérica le otorgaría el poder de mejorar nuestro día a día en cualquier ámbito de un modo real y efectivo para toda la población, ya que su poder de convicción estaría por encima del de cualquier ministro. De hecho se supone que supera, según Klout, a su propio candidato a la presidencia del gobierno, Pedro Sánchez. Si esto fuera así, lo que nos cuentan estos índices de influencia es que el líder socialista podría ser un mero títere camino de la Moncloa, ya que en su propio partido hay quien influye más que él. Permitidme que lo dude.

Entonces, José Antonio, ese señor de Jun, provincia de Granada, ¿tiene influencia o no la tiene más allá de la linde de su pueblo? Pues la verdad es que sí, aunque con reparos, nunca tanta como cabría de esperar de un alcalde con más “seguidores” que Ada Colau o Manuela Carmena. Su influencia es directa sobre quienes creen que el tamaño importa, y este señor sabe utilizar muy bien sus métricas. Son muchos quienes miran a las redes sociales y a las nuevas tecnologías sin ningún tipo de espíritu crítico, hay demasiada gente fácil de impresionar por un dato frío. Del mismo modo que hay periódicos que dan relevancia a noticias que no lo son bajo el paraguas de “arde Twitter”, hay personas subidas a los altares por su número de seguidores, desde políticos hasta estrellas de la prensa rosa. Hay quien considera un gurú de cualquier cosa a alguien con unas métricas desproporcionadas. En ese público fácil de impresionar sí que es “influyente”, siempre con comillas, José Antonio. Por el tamaño de su Klout. Estos índices indican que influyes, sin duda, pero no explican sobre quién y para qué, que es lo importante.

Dos cosas más:

  • No tengo claro que sea posible prestar atención y conversar con más de 150.000 personas en Twitter ni en ninguna parte.
  • Me parece genial que un ayuntamiento utilice todas las herramientas a su alcance para mejorar la calidad de vida de sus vecinos, pero me genera mucha inquietud un gobierno municipal entregado a la promoción de una o varias multinacionales.

He vuelto a escribir.

 

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s