Bailar sevillanas en chandal

La monarquía o es folclore o no es. Esto lo entienden muy bien los ingleses. Añadir el adjetivo “democrática” a una institución de este tipo es absurdo por mucho que insistan los políticos, los medios o quien sea. La monarquía puede ser cualquier cosa menos algo democrático. Es sin duda un símbolo y en algunos casos una tradición arraigada, ni más ni menos.

Al añadir adjetivos imposibles al concepto, al tratar de colarnos disparates, los políticos mayoritarios y los medios masivos están, sin quererlo, haciendo un gran favor al sistema republicano. La primera gran victoria republicana será la proclamación de Felipe VI.

El nuevo rey tendrá una ceremonia discreta, sin invitados de otras casas reales, sin la presencia de su propio padre, sin un exceso de pompa y boato. Lo coronarán como si les diera vergüenza, tratando de dar un aire de elección democrática a un nombramiento heredado de Dios por un lado y de un señor bajito de El Ferrol por otro.

Al quitarle la parte folclórica, la coronación será algo parecido a bailar sevillanas en chandal. Y así no hay tradición que se respete ni símbolo que sobreviva. O a Rolex o a setas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s