Estamos enfermos, doctor

Es una pena que la libertad de expresión no exista, tampoco en este mundo lleno de herramientas para hablar. No existe porque no lo soportaríamos. Si nos pusiéramos a expresar libremente lo que pensamos en, por ejemplo, las redes sociales, el sistema entero se derrumbaría en unas horas.

Saldrían al aire las mil corruptelas que ves todos los días, te echarían del trabajo, tus seguidores pensarían que igual no molas tanto, o sí, nunca se sabe, porque en realidad sólo conocen de ti una fachada hasta ahora publicable. El planeta se volvería ingobernable con todas las vergüenzas del personal al aire, las mías y las tuyas incluidas, y nos veríamos obligados a convivir de otra manera, posiblemente mucho mejor.

Como género humano somos bastante despreciables en este aspecto, estamos mal programados. Tenemos la solución a nuestros problemas, la honestidad, delante, pero no la usamos lo suficientemente bien.

Decía uno de los grandes filósofos de nuestra era, Gregory House, que todo el mundo miente. Y es verdad, estamos enfermos, doctor. Estamos rodeados de reyes desnudos y ni siquiera tenemos la opción de gritarlo, no sabemos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s