Es que no me cabía en Twitter

Este post peca de muchas de las cosas que odio: va a ser endogámico y va a defender el amiguismo. Tras dos días en iRedes escuchando mesas redondas y compartiendo vino y morcilla con un montón de gente, se impone un análisis breve, pero con más de 140 caracteres. La cordura se impone, pero lentamente y, en medio del disparate, el discurso se va reconduciendo hacia la sensatez gracias a que cada vez hay más gente que trata de imponer el sentido común en un medio en el que los más ruidosos mercaderes del templo habían tomado ventaja. Esta es la reflexión. 

El resto del post, un extenso #FF amiguista para la gente con la que más y mejor he podido compartir experiencias estos días: Marcos Marrodán (tiene Twitter, pero no lo voy a desvelar), @cperber, @ristomejide, @alvaroplz, @marc_ros, @gentedeinternet, @kremaster, @trecet, @joseantoniogall, @gallir, @robertocarreras, @viejomoeb, @virginiapalonso, @virginia_caro, @enriquetorralbo, @mariatena, @belenherreros. Me dejo fuera a aquellos con los que no he podido pasar suficiente tiempo (una pena), a los que se me olvidan por un simple fallo de memoria y a quienes se tienen que quedar fuera de la lista merecidamente. 

Desde ayer soy fan de Agustín Fernández Mallo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s