Lo llaman desobediencia y no lo es

Lo primero, no soy sospechoso de apoyar semejante disparate, son ya muchos años de apostar por un modelo distinto basado en la cultura libre, y seguirán siendo muchos más, pero acabo de leer el “Manual de desobediencia a la ley Sinde” y, sinceramente, me parece tan útil como defender España de un ataque francés invadiendo Portugal. Absurdo.

El modelo no funciona, está claro, y la ley, que busca proteger a los antiguos distribuidores, criminaliza a los nuevos. Una locura. Lo que no entiendo es qué cambio positivo vamos a conseguir aprendiendo a enmascarar la ubicación de un servidor para, al final, descargarnos una canción de Alejandro Sanz o una película de la saga ‘Crepúsculo’. Puede que la intención tan sólo sea demostrar que la técnica permite saltarse la ley, pero eso no es ninguna novedad y no aporta gran cosa al debate de fondo.

Ahí es donde no entra nadie, ni la ley anacrónica ni los opositores desnortados, en el fondo. Creo que cada generador de contenido es muy libre de decidir cómo distribuye su obra. Prefiero un sistema de intercambio abierto, pero entiendo que hay quien todavía cree que las viejas costumbres le benefician. Las dos posturas son legítimas, pero la ley y su reacción en contra las hacen excluyentes.

La desobediencia, si consiste en trastear un rato para conseguir una descarga de Bisbal, es ridícula. La única solución pasa por apostar por nuevos modelos que permitan a los generadores de contenido ganarse el pan. Buscar una solución razonable y alternativa a un sistema hundido es lo sensato, pero a veces da la sensación de que lo único que queremos es mantener vivo a un cadáver, unos haciéndole un masaje cardíaco cuando es demasiado tarde y otros empeñándose en que se levante y cante.

No es el único ámbito en el que sucede esto últimamente. En un escenario de cambio constante en todo lo que nos rodea seguimos pensando en viejas soluciones para nuevos problemas. El objetivo sigue siendo recuperar lo que vivíamos hace cinco años. Mala noticia: No se puede, por mucho que corran los neutrinos. O tiramos de creatividad para fabricar lo que está por venir o seguiremos bloqueados durante tiempo.

Advertisements

2 thoughts on “Lo llaman desobediencia y no lo es

  1. Qué buena reflexión, Txema! Yo tengo la ilusión de ver si una idea de hace tiempo se puede convertir en realidad en este 2012. Y si lo consiguiésemos, igual podríamos ayudar a desbloquear algo este sinsentido, en el que cada vez la brecha es más grande entre unos y otros. Si soy capaz de ponerla en marcha, te contaré; porque lo del boicot, en este caso, me parece estéril y contraproducente. Feliz 2012, y un abrazo!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s